Crítica de Cine

Un príncipe en Nueva York 2

Mi propuesta es la siguiente: Hagamos de cuenta que Un príncipe en Nueva York 2 (Coming 2 America) no existe. Recordemos con el cariño y la admiración que se merece a Un príncipe en Nueva York (1988). Parece un poco extremo, pero no lo es. Es la manera más adecuada de no enojarse con los que participaron del primer film. La mayor parte del elenco vuelve a decir presente y por el respeto que tenemos a la película de los ochenta es mejor evitar cargar las tintas contra ellos. Los actores no están mal, es toda la idea de la secuela lo que no tiene sentido.

Para empezar hay que decir que la mayor parte de la película no transcurre en Nueva York. Qué Eddie Murphy es menos protagonista de lo era antes y que cualquier escena buena de esta secuela lo es en tanto se aproxima o continúa el humor de la primera. Los viejos de la peluquería, por ejemplo, interpretados por Arsenio Hall y el propio Eddie Murphy, siguen siendo muy graciosos. Y nada más, no hay otra cosa graciosa. El resto es humor acerca de las costumbres afroamericanas contemporáneas. Si me preguntan que pienso de Un príncipe en Nueva York 2 contesto lo siguiente: No lo sé, no sabía que habían hecho una segunda parte, no debe ser cierto, nadie puede ser tan tonto como para arruinar aquella gran comedia de 1988.

Contenido desarrollado por Santiago García
Desarrollado por SI!

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba