Whitesnake y Europe en el Estadio Hípico Argentino: larga y buena vida al hard rock

La banda británica Whitesnake y el grupo sueco Europe fueron los anfitriones perfectos para una gala de clásicos y rock duro del bueno, en el Campo Hípico Argentino, en Núñez, en la noche del pasado viernes 4 de octubre. Con una potencia envidiable y un desempeño sin fisuras, ambas formaciones demostraron que el paso del tiempo es sólo una cuestión de almanaques.

Y también, que sus hits de FM son apenas una parte de lo mucho que tanto Europe como Whitesnake aportaron a un género del que son una referencia inevitable para saber de qué se trata. Rock de guitarras al mango, rápidas y furiosas; el infaltable doble bombo que ataca a repetición; voces que desgarran y perforan.

La información dura indica que la velada fue abierta por los nórdicos, con un set que incluyó obviamente, sus dos más grandes éxitos: Carrie y The Final Countdown. Pero la reseña emotiva deberá agregar que canciones como Cherokee, All or Nothing o la oscura War of Kings merecen ser las favoritas en cualquier set list del palo.

Joey Tempest y compañía dieron un show sin fisuras, de comienzo a fin, con un repertorio que va mucho más allá de sus hits. (Foto: Martín Bonetto)

Joey Tempest y compañía dieron un show sin fisuras, de comienzo a fin, con un repertorio que va mucho más allá de sus hits. (Foto: Martín Bonetto)

Sobre todo, si son interpretadas con la solvencia que mostró el combo encabezado por Joey Tempest, cuya garganta parece haber quedado anclada en el tiempo, y con la convicción de que vale la pena seguir defendiéndolas con cuerpo y alma en tiempos de tanto featuring y éxito virtual.

Un malabarista. Tempest hizo gala de un soberbio manejo de la escena. (Foto: Martín Bonetto)

Un malabarista. Tempest hizo gala de un soberbio manejo de la escena. (Foto: Martín Bonetto)

Y la crónica debe consignar, claro, que el segundo turno estuvo a cargo de David Coverdale, un viejo amigo de la casa, y su eterna apuesta al rock de estadio que Whitesnake supo jugar a ganador durante los últimos 40 años a costa de canciones indestructibles como Slide It In, Love Ain’t No Stranger, Is This Your Love, Here I Go Again y Still of the Night, entre muchas otras.

Pasión de multitudes, el hard rock sigue siendo en la Argentina un género con fuerte poder de convocatoria. (Foto: Martín Bonetto)

Pasión de multitudes, el hard rock sigue siendo en la Argentina un género con fuerte poder de convocatoria. (Foto: Martín Bonetto)

Pero lo bueno de la cuestión fue que la performance del ex Deep Purple y los suyos no se trató tan solo de un viaje al pasado, sino que mostró un presente de alto vuelo en Trouble is Your Middle Name y en Shut Up & Kiss Me, mérito en gran parte del dúo de guitarristas que conforma Reb Beach y Joel Hoekstra, quienes tomaron parte en varias de las composiciones del recientemente editado Flesh & Blood.

Hoekstra y Beech, un dúo que mucho tiene que ver en el gran presente de Whitesnake. (Foto: Martín Bonetto)

Hoekstra y Beech, un dúo que mucho tiene que ver en el gran presente de Whitesnake. (Foto: Martín Bonetto)

Que la voz de Coverdale no es la misma que hace 30 años, eso lo sabemos desde hace bastante tiempo; que Whitesnake es un grupo que suele recurrir también a viejos “yeites” del género, como los largos “solos”, una especie casi “extinguida” para los tiempos que corren. Pero al fin y al cabo, la entrega irrenunciable del cantante y haber sido los inventores de varios de ellos los exime de cualquier culpa.

Con la pasión intacta, David Coverdale repasó clásicos y mostró algo de su nueva producción, en la noche de Núñez. (Foto: Martín Bonetto)

Con la pasión intacta, David Coverdale repasó clásicos y mostró algo de su nueva producción, en la noche de Núñez. (Foto: Martín Bonetto)

Lo cierto es que a los 68 años, con sus “rodillas nuevas” y mucha gloria pasada sobre sus espaldas, Coverdale y su banda coronaron una noche fantástica, y dejaron en claro en su cierre, con Burn, que la llama del hard rock sigue encendida y no le falta combustible. 

Locales otra vez. Whitesnake "es un sentimiento" en esta parte del mundo, Coverdale y los suyos lo saben y respondieron a la altura de las expectativas. (Foto: Martín Bonetto)

Locales otra vez. Whitesnake “es un sentimiento” en esta parte del mundo, Coverdale y los suyos lo saben y respondieron a la altura de las expectativas. (Foto: Martín Bonetto)

E.S.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: