Quién es Antonella Bundu: la candidata negra a alcaldesa de Florencia que le hace frente al racismo en Italia

En una Italia dominada por la política ultranacionalista del Movimiento 5 Estrellas (M5E), La Liga y su carismático líder, Matteo Salvini, Antonella Bundu es una cara nueva que pretende hacerle frente a la xenofobia en Florencia. Con 49 años, de madre italiana y padre sierraleonés, Bundu es candidata en las elecciones de este domingo para la Alcaldía de Florencia, la capital de la región de la Toscana, por una coalición que incluye, entre otros partidos de izquierda, al Potere al Popolo (Poder al Pueblo) y a Firenze città aperta (Ciudad Abierta de Florencia.)

Bundu se ha convertido en la principal candidata de la izquierda a pesar de nunca haber pertenecido a ningún partido político. Será la única candidata mujer (de 9 en total) y la primer candidata negra en postularse para la alcaldía de Florencia. Bundu se verá frente a frente en las urnas con Dario Nardella del Partido Demócrata y Ubaldo Bocci, el candidato de la Liga. Si logra llegar a un ballotage, espera contar con los votos de centro izquierda del Partido Demócrata y así triunfar en la segunda rondaSu principal rival podría ser el liguista Bocci, un empresario que ha criticado duramente el 25 de abril, la fecha en la que los italianos celebran la “Festa della Liberazione”,que recuerda la salida definitiva del fascismo en 1945. Bocci dijo que es una celebración que solo sirve para “dividir y politizar a sus compatriotas”. Bundu, una activista de Oxfam y hermana de un boxeador peso welter campeón del mundo,  promete seguir luchando en contra del M5E y La Liga si no llega esta vez, pero es optimista sobre sus chances de ganar el domingo.

Sin embargo, las elecciones municipales en Florencia se llevan a cabo al mismo tiempo que las elecciones para el parlamento europeo y las encuestas dicen que estarían dominadas por el partido de Bocci y Salvini.

La Italia de Matteo Salvini 

Este sábado pasado, Matteo Salvini – quien es el actual  vicepresidente y ministro del interior de Italia – tuvo su acto de coronación como líder del nueva fuerza paneuropea que nuclea a los nacionalismos de derecha y que  hará su gran presentación en las elecciones de varios países. En el acto en la ciudad de Milán, donde Salvini comenzó su carrera política, estuvieron presente Marine Le Pen, del Reagrupamiento Nacional francés, y Geert Wilders, del Partido para la Libertad holandés, ademas de otros representares de partidos ultranacionalistas populistas como Alternativa por Alemania (AfD), los Verdaderos Finlandeses, el Partido del Pueblo Danés (DF) y el Partido de la Libertad de Austria (FPÖ). Estos partidos se unen a través de su euroescepticismo, sus identidades nacionalistas populistas, y su rechazo vehemente  a la inmigración (particularmente la ultima oleada de inmigración musulmana). Esta unión que se conoce como el Movimiento Europa de las Naciones y de las Libertades tiene el propósito de debilitar la UE desde adentro.

Salvini, apodado “el capitán” por sus seguidores, es uno de los líderes populares que han aparecido en los últimos años. Sus políticas son parecidas a las de los demás ultranacionalista euroescepticos: promete sacar a mas de 500.000 inmigrantes del país, ha pedido hacer un censo de gitanos para poder echarlos, y dice que el Euro es “un crimen contra la humanidad”.

Pero a Salvini no le basta con la política nacional. Hablando hace unos meses sobre las protestas de chalecos amarillos en Francia, dijo: “Espero que los franceses se deshagan de su terrible presidente.” Haciendo referencia a las elecciones agrego: “La oportunidad será el 26 de mayo, cuando los franceses podrán recuperar su futuro, su destino y su orgullo, los cuales están mal representados por una persona como Macron”.

El presidente francés Emmanuel Macron y Salvini presentan polos opuestos en estas elecciones. El presidente de Francia, quien se alinea con los partidos de centro como el Partido Popular Europeo, hace campaña para convertir al parlamento en un lugar donde fomentar la integración europea, especialmente en el marco de las crecientes dificultades del Brexit. Salvini apunta a lo contrario, intentando conseguir suficientes votos para poder frenar medidas integradoras.

Es en el contexto de la Italia de Salvini que Bundu se está postulando para un cargo. Italia, dice ella, es un país que en los últimos años se ha hundido en un clima de intolerancia, y donde miles se han unido a grupos neofascistas, más de 70 años después de la muerte de Benito Mussolini.

¿La próxima alcaldesa de Florencia?

Bundu nació en Florencia, ciudad donde sus padres se conocieron a fines de los años sesenta. Después de vivir un tiempo en su país paterno durante su juventud – su padre se despeñaba como arquitecto en Freetown mientras su madre enseñaba matemática – se mudo a Inglaterra, donde residió con sus padres en barrios marginales de la ciudad. Cuenta que empezó a interesarse e involucrarse en la política a finales de los ochenta.”Mi compromiso nació en los barrios populares de Liverpool a fines de la década de 1980, donde vivía con mi familia y donde estallaron disturbios tras la crisis económica y la discriminación racial“, le contó hace poco a Firenze Today“Allí comencé a participar activamente en la lucha política.”

Bundu se considera una feminista y defensora de los derechos de los inmigrantes. Es madre de dos niñas, y trabajó en Oxfam Italia organizando esfuerzos y juntando dinero para ayudar a refugiados. Para ella, Italia debe ser multicultural y los derechos de las mujeres deben estar protegidos por ley. Siempre había pensado entrar en la política pero nunca se había podido presentar como candidata a alguna posición de poder.

Pero hace unos meses, cuando la invitaron a dar un discurso en el teatro Alfieri de Florencia, eso cambio. Improvisó un mensaje de siete minutos sobre una palabra: negro. Impresionó a todo el publico, especialmente a los líderes de los partidos izquierdistas.  Habló sobre su historia y la de su familia, y rápidamente le ofrecieron liderar la coalición en la próximas elecciones.

“Cuando me declaro como una candidata a alcaldesa, y no a alcalde, me acusan de exagerar, pero no lo creo, la revolución y evolución cultural también pasa por estas pequeñas cosas“, dijo en Lettera Dona, una revista feminista. “Yo sueño con una Florencia inclusiva.” Sus promesas de campañas tienen que ver con la redistribución del ingreso a través de impuestos a las propiedades más caras, concentrándose en ayudar a los sectores marginales de la ciudad que han sido duramente afectados por la ultimas crisis económicas.

Pero Bundu dice que los más importante no son los resultados del domingo, si no la campaña que han podido llevar a cabo, armando una coalición de izquierda que le pueda hacer frente a La Liga. Aunque pierda esta vez, Bundu tiene carisma, un discurso articulado e ideas claras. “A demostrado capacidad de unir a varios grupos y darles una vez a todos”, contó uno de sus asesores. Su equipo afirma que están sorprendidos por su capacidad de persuadir a las varias facciones de la izquierda italiana a unirse en estos momentos críticos. “Los que la rodean y apoyan piensan que puede llegar a la política italiana nacional.”

Sin embargo, tras el anuncio de su candidatura, muchos florentinos se quejaron, argumentando que su entrada en la política – en un país que tiene problemas para aceptar jugadores negros en su selección nacional – podría ser contraproducente para la izquierda y ayudar a llevar la victoria a la extrema derecha. Para algunos, una mujer negra candidata en Florencia podría interpretarse como una provocación, especialmente dada la coyuntura política de una Italia dominada por Salvini.

Racismo y xenofobia en Italia

El ultimo año y medio, desde que Salvini asumió como Ministro del Interior, ha aumentado la cantidad de incidentes de discriminación racial en Italia,  según The Guardian. Para muchos, el deporte ha servido como un exponente del creciente racismo del cuál habla Antonella Bundu.

Pero el deporte no es el único lugar donde se ha visto la creciente discriminación. Hace unas semanas, la xenofobia que generalmente viene de mano del racismo se hizo notar en Roma. Hace unos meses que los grupos neofacistas como CasaPound organizan violentas protestas para expulsar a familias gitanas instaladas en Roma. Se han tenido que movilizar más de 50 familias. El caso de una de ellas, la familia del musulmán Imer Omerovic se hizo tan conocido en el país que el Papa Francisco los recibió la semana pasada en el Vaticano en un gesto de solidaridad. 

Para Bundu, Salvini “casi ha institucionalizado el racismo y la discriminación. No estoy diciendo que no hubo racismo antes, pero en algún momento, la gente tenía más miedo a demostrar odio racial en publico.” Agregó que ahora el racismo se ve más porque “si tienes un representante del gobierno como el Ministro del Interior, que dice y hace estas cosas, cualquier persona se siente con derecho a repetirlas”.

Bundu sufrió este racismo en la cara. “La política está montando una ola de odio que se vuelve cada vez más amenazante e ingobernable”, le dijo a The Guardian. “Yo también he sido víctima del odio racial italiano. Cuando abría mi puerta al repartidor de paquetes, me preguntaba si el dueño estaba en casa, pensando que yo era la mujer de la limpieza“. La candidata también cuenta que ha tenido que enseñarle a sus hijas a lidiar con el racismo diario. “Una vez, mientras paseaba con mi hija por la ciudad, una mujer se me acerco y me llamó negra de mierda. La demandé y la declararon culpable de odio racial”.

Antonella Bundu, la activista  

Es triste que en el 2019 todavía nos extrañemos de que una mujer negra pueda ser alcaldesa“, dice, y resalta que es importante visibilizar las pequeñas cosas. Se enoja cuando encuentra gente que le insiste que no existe el racismo en el siglo XXI, o que “el sistema patriarcal”es un invento de las feministas para apoderarse de todo. Siempre le pide a esa gente que se ponga en el lugar de ella, que tiene que criar a dos niñas negras en una sociedad en la que ellas ven condicionar a las personas por su color de piel o genero.

Pero Antonella Bundu no se da por vencida. “Siento un gran entusiasmo a nuestro alrededor, podemos tener un gran resultado.” Cree que el electorado florentino va a rechazar las políticas de sus contrincantes.

Dice del actual alcalde, Dario Nardella: “Él dice ser de centroizquierda pero en realidad tiene un compromiso con La Liga y toma decisiones que van en la dirección opuesta a la de los derechos humanos”.

Pase lo que pase en las elecciones, Bundu dice que confía en que Italia va a salir de esta etapa de derecha ultranacionalista. “No quiero pensar en no llegar a la ballotage”, contesta a la pregunta sobre un posible fracaso en la urnas. “Como representante de seis o siete partidos, si eso sucede, no daré instrucciones, solo seguiré luchando por los derecho de las personas.” Le pide a las jóvenes, especialmente las mujeres, que hagan frente al racismo y xenofobia que trae La Liga.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: