“¡Queremos aeropuerto!”: un grupo de vecinos se manifestó para que regresen los vuelos nocturnos en El Palomar

“¡No a la restricción!”, gritaron cientos de personas frente al portón del aeropuerto del Palomar tras cumplirse una semana de la restricción nocturna que estableció la jueza federal Martina Forns, quien prohibió que las aerolíneas low cost operen en la pista entre las 22 y las 7.

La decisión de la titular del juzgado federal en lo Civil, Comercial y Contencioso Administrativo N° 2 de San Martín se originó tras la denuncia del abogado Lucas Marisi, quien focalizó su reclamo en los ruidos ocasionados por los aviones que despegan y aterrizan en El Palomar. Ante esta presentación, la jueza Forns dictaminó una fecha límite: el 26 de septiembre. Desde el gobierno nacional junto a las compañías JetSmart y Fly Bondi presentaron diversos recursos y estudios ambientales para modificar el fallo de la magistrada, quien a pesar de lo incorporado al expediente ratificó su decisión.

Esta tarde, vecinos y organizaciones civiles se autoconvocaron para reclamar por una medida que afecta directamente a los trabajadores nocturnos, de los cuales una gran porción viven en la zona y fueron cesanteados hasta nuevo aviso. En concreto, la jueza rechazó un estudio presentado por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), el cual concluía que los niveles de contaminación acústica producidos por la actividad del aeropuerto -motivo central para la medida- se encuentran dentro de los límites legalmente permitidos. El 73% de las mediciones nocturnas no superan los límite aptos para “el buen descanso” y el 27% restante corresponde a actividades ajenas al aeropuerto.

Somos vecinos y queremos que la jueza actúe como corresponde. Por eso accionamos contra ella como institución porque no está siendo neutral. Todas las pericias que se están haciendo dan que puede funcionar el aeropuerto. El aeropuerto vino primero que la ciudad. Queremos que sea neutral, que actúe como corresponde, como jueza. La casa más cercana está a 700 metros. No afecta para nada”, expresó uno de los miembros del Grupo Scout Niño Jesús de El Palomar a TN.

Actualmente JetSmart y Fly Bondi son las únicas aerolíneas que operan dentro del aeropuerto. Ambas compañías emplean a más de 800 personas y la actividad del aeropuerto genera aproximadamente 800 puestos de trabajo directos locales, en todos los turnos.

Infobae se contactó con Pablo Chamatropulos, titular del Centro de Orientación Defensa y Educación al Consumidor (CODEC), quien expresó: “Puedo aportar la opinión de los usuarios, a quienes represento. Estamos especialmente interesados en que haya mayor diversidad de ofertas. Un mercado con pocos jugadores nunca le conviene a los usuarios. La idea de que los aeropuertos tienen que estar lejos de las ciudades atrasa 20 años”.

Durante la semana, cuatro asociaciones sin fines de lucro denunciaron a la jueza Forns por mal desempeño. En la presentación indicaron todas las pruebas presentadas mediante las cuales se argumentó que el aeropuerto no causaba los daños denunciados. También señalaron a la magistrada por su “falta al deber de mantener la igualdad en el proceso”. La misma estuvo firmada por la Sociedad de Fomento La Rotonda, Club Atlético El Palomar, Grupo Scout Niño Jesús y Museo El Palomar de Caseros.

Desde ANAC detallaron que son cinco las provincias que se vieron directamente afectadas debido a que utilizaban el horario nocturno del aeropuerto de El Palomar para efectuar los siguientes tramos que fueron cancelados: Mendoza con Iguazú, Neuquén y Tucumán; Córdoba con Tucumán y Neuquén.

Desde el organismo también se refirieron al nuevo informe presentado ante la Justicia, en el cual se manifiesta que no existe contaminación acústica en El Palomar. “Este informe se sumó a los 15 estudios mensuales con mediciones las 24 horas que se presentaron desde mayo de 2018 y concluye que el 100% de los ruidos generados por la actividad aérea no superan los límites planteados como aptos según la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI)”, sostuvieron. La OACI establece como límite de ruido los 55 decibeles en horario nocturno. “El estudio demuestra que cuando dichos parámetros fueron superados fueron resultado de actividades ajenas al aeropuerto”, agregaron.

“Por supuesto que además de traer el apoyo de dirigentes del interior del país de cámaras empresarias de cámaras de turismo y de usuarios vamos a presentarnos en el expediente judicial en favor de eliminar toda restricción. Y sobre todo representando a los usuarios que ya están afectados con vuelos pagados y cancelados”, completó Chamatropulos.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: