Lino Patalano: “Estamos aburridos y hartos de que en esta país pase siempre lo mismo”

— Se fue, pero se fue a vivir con una chica a la planta baja de donde vivía, que era la oficina y ella vivía en el loft del noveno y ahí entró en crisis y bueno, y con Elio fuimos Cipe Lincovsky que estaba haciendo un gran éxito en El gallo cojo, se iba a hacer La vuelta al hogar, dirigida por Renán y empezamos a buscar alternativas, y entre las alternativas estaba Tato Bores, Niní Marshall y gente de teatro, el clan Stivel que habían tenido una crisis, y ahí finalmente Marilina Ross hace Solita y sola que ahora la dirige en el Maipo, que tuvo que terminarse, la tuvimos que sacar por el techo porque la vinieron a matar en el año 74, cuando la Triple A y era un gobierno democrático, todavía no estaban los militares e íbamos a lo de Niní todo el tiempo, y era maravilloso porque si eran las 5 de la tarde té con scones, si eran las 7 de la tarde el whisky, además muy graciosa y siempre leyendo. Y finalmente un día, pero no le encontraba la forma, ella ya había hecho café concert en Chile y debuta Marilina y resulta que ve que Marilina, Solita y sola, lo mismo que hace ahora Marta Mediavilla maravillosamente bien, para cambiarse de ropa y demás había una voz en off que era la de Carela que hay un muñeco gigante que era el padre, la madre, la política, la Iglesia y demás, y dice: “Ya está, mientras me cambio de ropa de los personajes, voy y en off hago una charla de los otros personajes”, y un día dice: “Bueno…” y siempre nos leía cosas “Les voy a leer algo que escribí en el año cuarenta y pico que obviamente no se puede hacer”, era el velorio del zapatero del barrio donde entraban todos los personajes a saludar a la viuda y se nos fue de repente, se acostó vivo y se despertó muerto, se murió sin avisar, de incognito de murió, bueno, y a partir de ahí armamos Se nos fue de repente y armamos en Mar del Plata El gallo cojo igual que en Buenos Aires, en donde ahora es el teatro Santa Fe y para estrenar Se nos fue de repente, el día antes del estreno era el ensayo general, Niní se pone nerviosa, baja al escenario y dice: “Chicos, yo los indemnizo pero no debuto”. Yo dije: “Niní con todo respeto que me merece, ¿se puede dejar de joder? Va al hotel y mañana viene a hacer la función.” Al otro día estábamos, imaginate habíamos gastado una fortuna, vino hizo la función, 1.500 funciones, dice que si no hubiese sido por el “déjese de joder”, no actuaba, no debutaba.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: