El Tribunal autorizó a Cristina Kirchner a no presenciar el juicio, si demuestra que tiene ocupaciones en el Senado

El Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) aceptó el pedido de Cristina Kirchner para no presenciar la próxima audiencia del juicio en el que se la juzga como jefa de una asociación ilícita que habría direccionado la obra pública vial de Santa Cruz en favor de Lázaro Báez. Los jueces ataron ese permiso al cumplimiento de una condición: que la ex presidenta acredite que debe cumplir otras actividades en el Senado que le impedirían ir al juicio. Si no lograra demostrar esa supuesta superposición de agenda, entonces tendrá que concurrir a la sala AMIA como lo hizo el martes.

“La supuesta tensión entre actividades oficiales como senadora y la asistencia al juicio fue uno de los tres argumentos con los que Cristina Kirchner pidió no presentarse”, dijeron a Clarín fuentes judiciales. “También dijo que ya conoce la acusación en su contra, y que quiere evitar el dispendio y la complicación que implica el operativo de seguridad cada vez que ella viene a Tribunales. Pero eso no le corresponde a ella evaluarlo”.

El abogado de la ex presidenta, Carlos Beraldi, ratificó a Clarín su intención: “ella ya conoce las acusaciones. Se notificará de su lectura a través de su defensa, que le entregará copia digital de la audiencia. Es el mismo sistema que se utiliza para un juez sustituto a quien se dispensa de estar presente”.

El lunes por la mañana se retomará el juicio y se continuará con la lectura de las acusaciones por parte de la fiscalía y por ello, la ex Presidenta presentó un escrito pidiendo no presenciar la audiencia.

Este martes durante más de tres horas, los trece imputados escucharon la lectura de 100 de las 600 páginas que tiene la acusación formulada por el ministerio Público Fiscal. 

Con 160 testigos contemplados, el juicio a cargo del Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2) durará aproximadamente un año. Durante cuatro semanas las audiencias se realizarán los lunes, pero después serán todos los lunes y martes de cada semana.

El próximo lunes desde las 9.30 se retomará la audiencia inicial con la continuación de la lectura del requerimiento de elevación a juicio oral, formulado por los fiscales Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques.

Con posterioridad se comenzará con la lectura del requerimiento de elevación a juicio de las querellas, es decir la Oficina Anticorrupción (OA) y la Unidad de Información Financiera (UIF). Lo que demandará dos audiencias más.

Por ello, la ex Presidenta había solicitado este jueves no asistir a dichas audiencias. Planteó en el escrito que persiste “un deseo de evitar el necesario despliegue de seguridad que debe realizarse en el edificio y sus adyacencias” como cada visita de la ex mandataria a los Tribunales de Comodoro Py.

 En el escrito presentado ante el TOF 2 el abogado Carlos Beraldi se comprometió a salir de garante a la hora de notificar a Cristina Kirchner del contenido, para lo cual ofreció llevarse su grabación en un pen drive para exhibirlo a la senadora, quien luego dejará por escrito constancia de haber accedido al mismo.

La posición del fiscal ante el TOF 2, Diego Luciani, es que todos los imputados deben estar presentes durante el juicio. Sin embargo, este próximo lunes podrían solicitar seguir la lectura de la acusación por videoconferencia.

Pero el Tribunal no le corrió vista al Fiscal Diego Luciani ya que se trata de “una solicitud al TOF 2 que resolvemos sin sustanciación. No es una nulidad u otro planteo jurídico”.

Este viernes los jueces Jorge Gorini, Andrés Basso y Rodrigo Martínez Uriburu se expidieron al respecto.

La próxima audiencia

En lunes y durante dos horas más, se terminarán de leer las acusaciones, cuyo eje central sostiene que durante los años del kirchnerismo se instauró una “maniobra de corrupción” desde el Gobierno y organismos estatales vinculados a la obra pública, con los que “se montó una organización criminal” para la “sustracción de fondos públicos a través de la asignación discrecional de prácticamente el 80% de las obras viales a favor de Lázaro Báez”: fueron 52 contratos por más de 46 mil millones de pesos.

Este circuito de contrataciones “irregulares”, permitió que el patrimonio del “amigo presidencial” creciera -entre 2004 y 2015-, un 12.127%, adquiriendo bienes por 205 millones de dólares. Pero no era la instancia final: los fondos “eran destinados a enriquecer el patrimonio de los ex presidentes”.

Después de la lectura de las acusaciones, se inicia una etapa denominada “cuestiones preliminares”. En esta instancia las defensas pueden hacer planteos.

Fuentes judiciales indicaron que podrían haber por lo menos quince cuestiones preliminares. Depende el cúmulo y el desarrollo de la audiencia, se dará un cuarto intermedio para que el Ministerio Público Fiscal y las querellas -Oficina Anticorrupción y la Unidad de Información Financiera- respondan los pedidos. Algunos podrán resolverse en el día, otro no. Es el TOF 2 es el que tiene la palabra final.

Posteriormente, se inician las indagatorias. Las partes pueden ponerse de acuerdo en el orden, pero estiman en los tribunales que la ex presidenta será la primera. En caso de acceder a hacer uso de la palabra -puede rechazar hacerlo-, la ex presidenta podría ser indagada en el juicio a mediados de julio, antes de la feria judicial de invierno.

Testigos: desde peritos a Alberto Fernández

Una vez concluidas las indagatorias, se empezará con la lista de 160 testigos. El listado aceptado por el TOF 2 incluye a especialistas que trabajan o trabajaron en la Dirección Nacional de Vialidad, y profesionales del ese organismo en Santa Cruz. Por otro lado, habrá ingenieros y especialistas que evaluarán las licitaciones viales adjudicadas al Grupo Austral.

En esta primera etapa, el Tribunal no aceptó a periodistas como testigos, pero sí incorporó varios libros de investigación sobre los negocios entre Cristina Kirchner y el contratista K.

Por pedido de Cristina, serán citados a declarar los ex jefes de Gabinete Alberto Fernández, Sergio Massa, Aníbal Fernández, Juan Manuel Abal Medina, Jorge Capitanich. Entre los empresarios que deberán declarar a pedido de la senadora, se encuentran Carlos Wagner, Enrique Eskenazi y Ángelo Calcaterra, el primo de Mauricio Macri.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: