El aeropuerto de López Obrador no será un capricho, aseguró el gobierno de México

La construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Santa Lucía, en el Estado de México, no será un proyecto de caprichos ni decisiones unilaterales, aseguró el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón.

Ante las críticas por la insistencia en que la nueva terminal aérea se construya en la base aérea de Santa Lucía, señaló que tampoco será proyecto “de decisiones unilaterales”.

Basado en los resultados de una consulta pública, el gobierno de López Obrador canceló las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en Texcoco, iniciadas por el gobierno anterior.

“Santa Lucía no será un proyecto construido a partir de caprichos ni de decisiones unilaterales“, dijo Meyer durante la firma del acuerdo de colaboración para la planeación urbana y el ordenamiento territorial alrededor de la nueva terminal.

El acuerdo, explicó, fue suscrito con los gobernadores de Hidalgo, Omar Fayad, y del Estado de México, Alfredo del Mazo, y los titulares de siete municipios aledaños a la base militar de Santa Lucía.

“El aeropuerto de Santa Lucía será un proyecto consensuado, con una planeación ordenada que además de detonar la conectividad y la economía en todo el país abonará al desarrollo urbano y territorial de estos siete municipios”, añadió.

Precisamente sobre esa planeación, Meyer señaló que el aeropuerto, que llevará el nombre del militar revolucionario “Felipe Ángeles”, marcará “un antes y un después en la planeación territorial” en el país.

Dijo que el objetivo “es mejorar las condiciones económicas, sociales, de movilidad y vivienda de más de 1 millón de personas” que vive en los alrededores de Santa Lucía.

Meyer dijo que solo a través de una buena coordinación entre los tres órdenes de gobierno se podrá “sacar el mayor provecho” a la nueva terminal aérea.

A finales de abril, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, calificó el proyecto del nuevo aeropuerto de “eficaz y austero” y anunció que su construcción iniciaría en junio, tras cumplir, entre otros requisitos, con la declaración de impacto ambiental.

En sustitución del NAIM, que fue diseñado por el arquitecto Norman Foster, el nuevo Gobierno mexicano decidió ampliar la base de Santa Lucía, a unos 45 kilómetros de Ciudad de México, además de aprovechar el aeropuerto de Toluca, a 60 kilómetros de la capital.

Además se contempla ampliar las instalaciones del actual Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México para mejorar su funcionamiento durante el periodo de transición.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: