Diversos escándalos ponen en peligro el ascenso populista en Europa en las elecciones del parlamento comunitario

Una campaña populista contra el establishment político de Europa se encuentra en una situación comprometedora en campos de batalla clave ante una serie de escándalos que han manchado la imagen de sus figuras antes de las elecciones del Parlamento Europeo de este fin de semana.

En Polonia, un documental que muestra a obispos católicos encubriendo casos de pedofilia se ha convertido en el tema principal de la campaña antes de los comicios y el firme apoyo a la iglesia por parte del partido oficialista Ley y Justicia merma la popularidad del gobierno populista. Una posible victoria de la Coalición Europea de partidos opositores indicaría que el apoyo al populismo disminuye en uno de sus bastiones.

Mientras tanto, la política austriaca se ha visto remecida por un video, filmado en el balneario de Ibiza, en el que aparece el vicecanciller Heinz-Christian Strache del ultraderechista Partido de la Libertad ofreciendo contratos estatales a cambio de fondos de campaña. Todos los ministros del partido renunciaron al gobierno y el canciller Sebastian Kurz enfrenta una moción de no confianza el lunes.

El respaldo al Partido de la Libertad se debilitó de cierta manera en las encuestas publicadas después del escándalo, una tendencia que el grupo intenta detener culpando a una conspiración internacional.

En Italia, las elecciones europeas no parecen ser el paseo por el parque que esperaba el viceprimer ministro y líder de la Liga Matteo Salvini. El hombre fuerte italiano sufrió su peor derrota en casi un año en el gobierno luego de que ministros del Movimiento 5 Estrellas convencieran al primer ministro Giuseppe Conte de expulsar a un subsecretario cercano a Salvini por acusaciones de corrupción.

El populista en jefe de Gran Bretaña, Nigel Farage, ha logrado sobreponerse a las interrogantes planteadas acerca del financiamiento de su Partido del Brexit, que lideraba las encuestas el jueves en el Reino Unido.

En los Países Bajos los votantes ya dieron su veredicto y no se dará el triunfo que los populistas esperaban. Se espera que los partidos tradicionales holandeses obtengan las primeras posiciones y el Partido Laborista, que apoya firmemente a la Unión Europea, se quedaría con el primer lugar.

El largo fin de semana electoral está lejos de terminar y los populistas de derecha en Francia y Alemania han sabido sobrevivir a los escándalos. A los partidos tradicionales solo les queda esperar que la ola populista se limite al único país que saldrá de la UE.

Nikos Chrysoloras para Bloomberg 

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: