Diego Dabove: “Cuando te agrandás un poquito el fútbol te acomoda enseguida”

Diego Dabove respira fútbol. Habla de fútbol. Piensa en fútbol. Le encanta el fútbol. Quienes conocen del primer Marcelo Bielsa -aquel Loco de Newell’s- podrían decir que mucho se le parece este actual entrenador de Argentinos, también el mejor técnico de la historia de Godoy Cruz. Ahora, bajo el cielo de Retiro, comparte un café con Clarín, en la concentración del hotel Feir’s. La impresión es inequívoca: el fútbol, el juego, es constitutivo de este entrenador.

-¿Quién es Diego Dabove?

-Es un pibe de barrio que está un poco loco de fútbol. Y ahora estoy cumpliendo el sueño de estar vinculado con este deporte, con lo que me gusta, con el motor de mi vida.

-Eras entrenador de arqueros y pegaste un salto vertiginoso hasta convertirte en un entrenador de referencia de la nueva generación: ¿Cómo sucedió eso?

-Fue raro el salto. No es que yo decidí dejar de entrenar arqueros, porque es algo que siempre me gustó. Trabajé en 15 clubes con 12 cuerpos técnicos diferentes. Ya conocía el día a día. Me agarró preparado. Más allá de que llegué de casualidad, tenía experiencia. Y ya con 45 años, asentado. Fue todo lindo por cómo se fue dando.

-¿Cuándo te diste cuenta de tu deseo de dar ese salto?

-En la Tercera de Godoy Cruz. Un equipo inolvidable. En ese momento me picó el bichito de entrenador. Y por suerte me picó en un club lindo.

Y sigue explicando, entusiasmado:“Terminaba el 2017, ultimo partido en Reserva. Godoy contra Defensa. Se va Larriera. Yo me estaba por ir a Guaraní con (Sebastián) Saja, un lindo loco, excelente entrenador. Un estupendo profesional. El sábado siguiente, cuando ya me iba, el Gato Oldrá me ofreció el cargo. Y al día siguiente era el técnico de Godoy Cruz. Se me estaba cumpliendo el sueño de mi vida. Y en eso Oldrá fue clave. No sólo por la campaña inicial sino también por el acompañamiento”.

-Se te ve muy intenso, desde afuera, como al Bielsa inicial: ¿disfrutás?

-Me gustaría disfrutar un poco más. Lo disfruto pero ya estoy en el micro después de ganar un partido y me pongo a pensar cómo carajo le ganamos al que viene.

-¿Hay otro modo de vivirlo en nombre del triunfo o de ofrecer lo mejor?

-Hay un montón de formas de hacerlo. Yo lo siento así. Creo que todos lo viven con esa pasión: Menotti, Bilardo, Bielsa, Guardiola, todos…

-Construiste el mejor Godoy Cruz de la historia y te fuiste:¿por qué?

-Se me terminaba el contrato en Godoy y sentía que había hecho todo.

-Te quedaste sin energía…

-Yo soy muy de seguir lo que siento. Ya le habíamos sacado todo el jugo a ese grupo. Segundos detrás de Boca en el primer semestre, clasificados a la Libertadores; en el segundo, ya con más pibes del club, nos logramos mantener competitivos. Y entonces apareció lo de Argentinos.

-¿Y por qué Argentinos?

-Ya había trabajado dos veces acá con Pipo (Gorosito) y eso hizo todo más fácil. Conocía a casi todos, siempre me llevé muy bien. Me junté con la gente y me gustó el proyecto. Personas del club que se hicieron cargo hace unos años y lo tienen muy bien. Lo vi muy ordenado en lo institucional. Y no tanto en lo deportivo. Pero estábamos convencidos de que lo podíamos revertir. Y ahora estamos viviendo un momento extraordinario.

Mirá también

Se crió en Banfield, ahí en Viamonte y Serrano, “donde todavía vive mi vieja (Carmen), donde crecimos con mi hermano (con Federico, hoy miembro de su cuerpo técnico)”. Quiso el destino:se formó en Lanús, en el otro vecindario

-¿Y de quién sos hincha?

-Uno es hincha del club en el que trabaja. Por eso grito todos los goles, juegue contra quién juegue.

No hará falta más que ver cómo vive los partidos: Dabove fue hincha de Godoy Cruz y hoy en hincha de Argentinos. Intensidad pura. Lo cuenta sin vueltas. Es su pasión:“Ojalá pudiera dirigir hasta los 70 años, que me dé la salud y la cabeza para estar ahí adentro del campo de juego”.

-Y más allá de lo profesional, ¿qué fútbol o qué equipos elegís mirar?

-Me gustan ver mucho fútbol. Hoy elijo al Liverpool de Klopp y al Tottenham de Pochettino. Dos entrenadores que me gustan. Como el Cholo, también. Como Pep, que armó el mejor equipo que vi en mi vida, el Barcelona de los seis títulos en una temporada. Eso fue la perfección. No creo que se pueda volver a ver algo igual.

Enseguida agrega un detalle que también lo define: “Los sábados me juntaba con un par de amigos para ver cualquier partido. Ese hábito lo dejé hace poco por el trabajo”.

-¿Cómo se construye un equipo competitivo sin las posibilidades de otros clubes más poderosos?

-Lo más importante es el grupo de trabajo. Lo principal es estar bien rodeado. También le doy mucha importancia a lo humano, al trabajar cómodo. Y eso pasa con mis ayudantes Walter Ribonetto y con Ever Demaldé (el mismo que le escribió una carta a Marcelo Bielsa y trabajó con el Loco en el fútbol francés). Otros dos locos.

Diego Dabove, en la intimidad de la concentración. (Martín Bonetto)

Diego Dabove, en la intimidad de la concentración. (Martín Bonetto)

La charla sigue. Dabove ofrece una frase: “Acá no se agranda nadie: los pies sobre la tierra todo el tiempo. Mucha humildad, laburo, horas de video, de entrenamiento, de planificación”.

-Imagino que es un mensaje que habrás ofrecido en algún vestuario…

-Muchas veces.

-¿Y qué más les decís?

-Cuando te agrandás un poquito el fútbol te acomoda enseguida. Cuando te creés que sabés más que los demás o que inventaste algo el fútbol te pega dos cachetazos y listo: afuera.

-¿Y a los jugadores?

-Hay que ser claro. Ahora jugás dos partidos en Primera y esa minita a la que le ponías ‘me gusta’ un año entero en Instagram ahora te pone ‘me gusta’ ella a vos. Parece que te pusiste lindo en 15 días…

-Tu primer lugar de pertenencia fue el arco:¿a quiénes admirabas?

-Mis referentes cuando era chico eran El Pato (Fillol), obvio, y El Loco Gatti, más allá de sus estilos. También después me gustaron Nery Pumpido y Luis Islas.

-Y ya como DT: ¿Quiénes te marcaron?

-(Norberto) Raffo me ayudó muchísimo. Un tipo de barrio, con códigos. Me dejó muchas enseñanzas. Me decía que había sido un jugador mediocre pero ganó todo con Racing porque siempre era el primero en llegar al entrenamiento y el último en irse. Eso me marcó. Después también Miguel Russo. El marcó un antes y un después en Lanús. Cambió la mentalidad del club. Ahí creció Lanús, De hecho yo arranqué a trabajar con él y con Hugo (Gottardi). Ellos me abrieron las puertas.

Diego Dabove y lo que viene. "Día a día", dice. (Martín Bonetto)

Diego Dabove y lo que viene. “Día a día”, dice. (Martín Bonetto)

-¿Ya te sentías entrenador?

-Y… Sí. Cuando estaba como arquero en Quinta ya me iba a ver a los rivales del partido siguiente para que no nos tomaran de sorpresa. Me sabía todas las formaciones.

-Sos amigo de Gorosito, trabajaste con él. ¿Te imaginás una final contra el Tigre que él dirige en la Copa de la Superliga?

-Ojalá. Eso esperamos…

-¿Dónde te imaginás a cinco años?

-No me imagino nada. Sólo pienso en el día a día. Siempre me funcionó así… Lo único que intento es ponerle mucha pasión a cada uno de esos momentos que se presentan. Y para eso, para vivirlo así, cuento con algo muy importante:una familia que siempre me banca, con mi esposa Andrea a la cabeza…

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: