De misterios, escándalos, asesinos e ídolos populares: 7 documentales imperdibles para ver online

Si, como dice el refrán, el cine es más grande que la vida misma y el film documental introduce esa vida misma en las pantallas, se puede concluir en que la posibilidad máxima de la vida está en aquellas pantallas donde durante una hora y media la realidad ingresa como un prisma. Rodea la realidad desde diversos ángulos. De este modo, el clásico A sangre fría no sólo cuenta los asesinatos de los miembros de una familia en Kansas, sino que cuenta la ciudad, el perfil de los homicidas, las historias que subyacen bajo una historia. Así, y con antelación, El triunfo de la voluntad, de Leni Riefsenthal, convierte el congreso nazi de 1934 no sólo en mera propaganda estatal, sino en una obra de arte.

En su contracara, Roma, ciudad abierta, de Roberto Rossellini, toma imágenes de la ocupación nazi en sus últimos años en la capital italiana y las usa para brindar un fresco del movimiento que dio en llamarse “neorrealismo italiano”. Sin embargo, al mixturar ficción y documental se trata de un híbrido. Noche y niebla, de Alain Resnais, supo usar los materiales cinematográficos tomados por los nazis mismos en los campos de concentración para lograr una obra maestra del cine político, que esquivaba la propaganda y el efectismo en pos de la reflexión. Y Chris Marker, que tuvo un rol en el film de Resnais, reincide en la renovación del documental con Sans soleil. América latina no estuvo exenta a estas producciones: La batalla de Chile, de Patricio Guzmán, quizás sea el retrato más potente de la dictadura pinochetista. Más cerca, los documentales de Michael Moore u Oliver Stone incurrieron en la intervención política estadounidese. Pero también Supersize me, en el que el director Morgan Spurlock, pone el cuerpo literalmente y se alimenta a base de productos de McDonald’s durante 30 días, con resultados esperados pero audiovisualmente relevantes. Como se ve, todos los gustos caben en el documental. A continuación una selección de los siete documentales que se pueden ver on streaming en estos tiempos.

Un documental producido directamente por Barack y Michelle Obama sobre la instalación de factorías chinas en los lugares donde fábricas estadounidenses cierran, como Ohio (experiencia en la que se centra el documental) cuya empresa General Motors cerró en 2008. Una década después, Fuyao Glass America (que se especializa en vidrios para automotores) reabre las instalaciones, pero aquello que se avizora como un regreso a las condiciones de existencia históricas de la clase obrera estadounidense se dan de bruces con la hiperflexibilización laboral, la prohibición sindical y el afán de lucro empresarial infinito.

El documental de Netflix es aleccionador pero saber que fue producido por Obama, bajo cuyos mandatos los niveles de industrialización cayeron de manera estrepitosa y que fue parte de la crisis económica mundial que aún asola a la población de todas las latitudes parece una muestra, además de las virtudes fílmicas, de cinismo. Cuando la guerra comercial estounidense-china se exacerba, se trata de un must see. (Por Netflix)

El documental que ningún psicosomático podría resistir. La serie documental de Netflix se explaya en enfermedades de difícil o imposible diagnóstico, ni qué decir de tratamiento. Lisa Sanders, productora de la serie, formaba parte del equipo de Dr. House, aquella recordada serie en la que un médico cínico podía descubrir las fallas en el organismo con los métodos que remitían a Sherlock Holmes, o al policial directamente.

El conjunto de documentales da cuenta de personas que padecen anomalías en su salud y a quienes médicos de diferentes especialidades diagnosticar y tratar. Si bien se trata de un documental en partes, se nota el guionado posterior a la filmación que promueve un recurso cinematográfico, válido pero perceptible. Como en Dr. House, no hay lupus en esta serie.

In the shadows of the towers

Cada septiembre en los Estados Unidos se recuerdan los atentados a las Torres Gemelas realizados el 11-9 de 2001. Este año no es una oportunidad que evada este intento de la memoria de un hecho que marcó las conciencias de los estadounidenses y que, sobre todo, dio vía libre a bombardeos indiscriminados en Medio Oriente, a la vez que la caza de los terroristas cuando no la instalación de la cárcel de Guantánamo, uno de los momentos oprobiosos estatales de las últimas generaciones.

Este documental no se centra, en particular, en estos hechos (aunque cómo contar el 11/9 evitándolos) sino que reúne a tres personas que en 2001 compartían estudios en una escuela secundaria a pocas cuadras de las Torres. El documental tiene el valor de mostrar cómo una mente adolescente puede asimilar un hecho de esta naturaleza, las imágenes de los atentados y su misma participación debido a la proximidad de su escuela, a la que vez que calibra cómo se introducía el discurso estatal y el social general en unos chicos que no tenían todavía licencia para comprar bebidas alcohólicas. Una buena nueva mirada sobre un acontecimiento que ha sido recorrido a través de todo el prismo. (HBO)

El escándalo de la selección de gimnasia de los EEUU. El descubrimiento del rol que había logrado tener el médico oficial del equipo olímpico de gimnasia estadounidense mostró uno de los casos de abusos seriales más grandes del último periodo.

Larry Nassar, que había estado al “cuidado” de las gimnastas en las últimas cuatro competiciones olímpicas, fue acusado por por posesión de pornografía infantil y agresión sexual que le costaron una condena de entre 50 y 120 años, es decir, de por vida. El documental se introduce en la mente de un perverso que además hace un uso del poder en un ámbito público entre galardones. Los testimonios de las gimnastas forman también parte del movimiento de mujeres que dicen “ya basta” y que son un baluarte de esta época en la que se cuestiona a todas luces el machismo. (HBO)

El asesinato de tres adolescentes en 1992 conmovió a España, en lo que se conoció como “el caso de Alcasser”. Un delincuente común fue condenado a prisión perpetua por violación y homicidio. Sin embargo, siempre se pensó que el supuesto asesino se trataba de un “perejil”.

Otro de los acusados dijo que se trataba de un crimen de dijo que los culpables pertenecían la Guardia Civil. El documental busca a Antonio Langlais, uno de los miembros de las fuerzas de seguridad que fue sospechoso: escondido siempre, cambiante de aspecto, con actitudes intrigantes. ¿Podría el documental aportar a la resolución de un triple femicidio? Hay que ver el documental de Netflix.

Un documental de reminiscencias ochentistas, que muestra la banda para niños que se convirtió en un fenómeno no sólo en España, lugar de su origen, sino que llegó a Latinoamérica y, en particular, la Argentina, donde llegó a rodar películas y realizar recitales multitudinarios. Los niños que una vez fueron cuentan cómo viven hoy a la vez que señalan cómo era ser un ídolo infantil, a lo sumo púberes, entre la histeria de sus seguidoras y la fidelidad rítmica de sus seguidores.

La estética de la década es reconocible y hasta el fallecido actor Javier Portales forma parte del elenco de sus producciones audiovisuales argentinas. No se resuelve ningún crimen y los problemas quizás no sean los más profundos, sin embargo es una buena ocasión para descubrir cómo eran las boys “(and girls) band” en aquellos años tempranos de principios de la democracia en la región.

Si bien se aguarda su estreno para el 1 de octubre, seguramente el documental sobre “El 10” provocará fanatismos de todo tipo, no por nada Maradona es nuestro propio shakespereano (y, más aún, con su retorno como técnico del club Gimnasia y Esgrima de La Plata).

“Con Diego iría hasta el fin del mundo, pero con Maradona no daría ni un paso”, se le escucha decir al ídolo deportivo más grande del país en una producción que anuncia escudriñará el Dr. Jekyll y el Mr. Hyde del jugador nacido en Villa Fiorito. Se podrá ver por HBO.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: