Dante Sica: “La gran mayoría de los trabajadores termina haciendo un paro forzoso por no tener transporte”

Llegó al Centro de Convenciones de Buenos Aires (CEC) bien temprano para presentar ayer, luego de las palabras iniciales del presidente Mauricio Macri, el Foro Argentina Exporta, que continúa hoy con su agenda. Y tras un día cargado de reuniones, como es habitual, el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, recibió a Infobae en una de las oficinas que el nuevo edificio de la avenida Figueroa Alcorta tiene en el piso cero para reuniones.

Distendido, y con café y medialunas de por medio, el ministro habló de todo. Estaba en medio de las negociaciones para intentar levantar el paro de transporte previsto para mañana, feriado. Al cierre de la edición de esta entrevista, las gestiones continuaban, mientras la comisión tripartita creada entre las carteras de Producción, Transporte y Hacienda analiza cuánto podría ser el impacto de eximir del pago de Ganancias de los días feriados y francos trabajados, uno de los principales reclamos de los gremios del transporte.

Durante la entrevista, Sica habló de este reclamo, cuestionó el paro del próximo miércoles anunciado por la CGT y criticó duramente el sindicalismo radicalizado. También se refirió al plan de exportaciones y a cómo impulsar el comercio exterior en medio de la actual crisis macroeconómica; se mostró optimista respecto de la evolución de la inflación y la actividad y adelantó que el proyecto de ley sobre blanqueo laboral se frenó en el Congreso por diferencias con la CGT. Precios esenciales, Ley de Góndolas y nueva Ley pyme también fueron parte de la charla.

-¿Qué costo fiscal podría tener la medida que piden los gremios del transporte? ¿Podrían hacerlo en este contexto?

– Ayer comenzamos una discusión con los gremios. Estamos evaluando cuál es el problema y el impacto. Porque muchas veces se dice que afecta, pero tenemos que ver cuáles son las categorías, los sectores. Podemos ver cuál es su posición y tratar de llegar a una posición. Todavía no tenemos números de cuál podría ser el costo fiscal.

-¿Cuál es su posición respecto del paro del 29 de mayo?

– El paro es que un derecho constitucional que tienen los sindicatos, pero es inoportuno porque le genera mucha pérdida a una gran cantidad de trabajadores que quieren ir a trabajar, porque necesitan el presentismo. Si no van, las empresas les descuentan el día. La gran mayoría termina haciendo un paro forzoso por el hecho de no tener transporte.

-¿Creció la conflictividad en el último tiempo?

– No, no vemos conflictividad a nivel de las empresas, salvo en algunos sectores. Es reconocido, por ejemplo, el nivel de conflictividad en el Polo San Lorenzo, en la parte de químicos; lo mismo que en Camioneros. Notamos situaciones de mayor conflicto en aquellos gremios cuyos delegados de base vienen de organizaciones políticas más radicalizadas. Pero son casos puntuales. De hecho, estamos en el período paritario, que suele ser siempre es el más conflictivo, y hoy hay mucha responsabilidad de ambas partes.

Las paritarias están cerrando en torno al 28% más cláusula de revisión, ¿qué expectativas tienen respecto de la inflación? ¿40% en el año?

– Las paritarias que se firmaron en febrero y marzo oscilaron entre el 23 y el 25% con cláusula de revisión. Y ahora se están firmando, en promedio, en 28%, todas con cláusulas. La diferencia es cuándo se pone esa revisión. Algunos la fijaron cuando llegan al 28%; pero otros en agosto, noviembre y hasta enero. Con respecto a la inflación, no tenemos metas, por lo que lo que se mira es el REM (Relevamiento de Expectativas de Mercado). Por otro lado, las empresas y trabajadores tienen sus propias expectativas inflacionarias. Esa expectativa bajó después del pico de precios de marzo; pero igualmente, con la cláusula de revisión, los trabajadores tienen la seguridad de que no van a perder salario real. Eso les da protección y confianza.

-¿Esperan un número más bajo que el de abril (3,4%) para este mes?

– Estamos observando una desaceleración en función de los distintos agregados de precios. Es difícil decir un número porque todavía falta una semana para cerrar.

Lanzaron el Plan de Desarrollo Exportador, con metas ambiciosas al 2030, pero las empresas siguen cuestionando la marcha de la macroeconomía y las retenciones. ¿Cómo se les puede dar certidumbre en una Argentina que vive cambiando las reglas de juego?

– Es siempre una dificultad cuando tenés una macro que aprieta. La tasa de interés hoy está muy condicionada por la incertidumbre política porque no te baja el riesgo, pero también tenés una mirada de mediano plazo. Pensamos que en la medida en que la incertidumbre se disipe, la tasa empezará a bajar. Con respecto a las retenciones, tienen fecha de salida. Igualmente, al ser un valor fijo, se diluyen con el tipo de cambio. Sabemos que es una dificultad, pero es necesario empezar a tener una mirada de mediano y largo plazo, porque si no, siempre estamos viendo la coyuntura y nunca avanzamos.

La coyuntura y el ciclo político.

– Sí, y encima este año con la incertidumbre que genera el ciclo político. Porque si tuvieras un proceso eleccionario con candidatos que tuvieran las mismas ideas, quizá la incertidumbre sería menor. Pero acá estamos hablando de dos modelos completamente distintos, lo cual genera más presión. Y si bien la posibilidad hoy que puede tener el kirchnerismo de volver es menor cierta, los inversores que miran el mercado financiero y hasta los que miran el mercado real, están en una situación de wait and see.

-Hoy cuando se reúne con una pyme, ¿qué le dice? 

– Obviamente, plantea el corto plazo, pero es distinto según el sector.  Recien vengo de inaugurar la 15º Fimar (feria de productores de madera) y hay empresas de Cañada de Gómez que la están pasando mal, pero se ve una fuerte voluntad. Incorporan nuevos diseños; la mayoría de los que vi estaban trabajando en proyectos de exportación. Lo que preguntan algunos es si es seguro que las retenciones rigen hasta el año que viene.

– Esa es la gran pregunta, ¿cómo van a reemplazar los fondos que se dejen de recaudar cuando eliminen las retenciones en diciembre de 2020?

– Tendremos que seguir trabajando en la reducción del gasto. Y nosotros potenciamos también el incremento de la recaudación por mejora de actividad y de la administración tributaria. No es que la preocupación macro no está, pero también son empresarios y tienen la mirada del mediano plazo. Nosotros tenemos que garantizarle a las empresas que en dos años no vuelva a haber una crisis y todo ese esfuerzo de pelearla, de salir a un mercado, se frustre.

-Si siguen como gobierno, porque otro podría cambiar las reglas.

– Primero, nosotros vamos a seguir siendo gobierno porque vamos a ganar la elección. De eso no hay dudas. Vamos a profundizar los cambios y las transformaciones que estamos haciendo.

-¿Hoy es competitivo el tipo de cambio?

– Consideramos que tenemos un tipo de cambio muy competitivo, que se viene manteniendo en términos reales desde el año pasado. Después, depende mucho del sector. Por eso es clave cómo trabajamos para reducir los costos laborales no salariales, los logísticos, entre otros.

-Muchas empresas cuestionan la radicalización de los gremios y aseguran que es una de las razones de pérdida de competitividad, ¿qué piensa de eso?

– Esa radicalización a veces viene de procesos en los cuales también muchas veces las cámaras o empresas han sido muy pasivas en esos enfrentamientos. Porque el accionar del sector público estaba mucho más volcado a la actividad de ese sindicato y no generaba una situación de mediación correspondiente. Las empresas tienen que mantener su posición y sentir el respaldo que le estamos dando desde el sector público. Queremos garantizar los derechos del trabajador, pero también el funcionamiento de las empresas. Y muchas veces muchos sindicatos han generado cambios en las relaciones laborales no por un tema de derechos sino por un tema de fuerza. Hoy queremos equilibrar la cancha.

-¿Qué pasó con el proyecto de ley de blanqueo laboral, que no avanzó en el Congreso?

– Presentamos el proyecto a través de un senador, pero hay algunas cuestiones que se están revisando y que tiene que ver con el sistema de multas. Esa es la discusión que estamos manteniendo todavía con la CGT.

-¿Pero cuando se presentó no estaba consensuado con todas las partes?

-Había un acuerdo bastante general y luego hubo algunas cuestiones que nos pusimos a debatir y eso postergó el tratamiento. No tiene dictamen, está en comisión, en cuarto intermedio. Nosotros veíamos que el sistema de multas era un sistema de parches que se fueron poniendo en últimos 15 a 20 años, que de alguna manera que generaron un sistema muy intrincado desde el punto de vista de la judicialización que generaba una incertidumbre a la hora de contratar un personal. Queremos ir a un sistema más simple que no deje de penalizar las actitudes fraudulentas por parte del empresario, pero que genere más certidumbre para fomentar la contratación formal.

-¿Y qué pasó con el demorado proyecto de la nueva ley pyme? 

– Estamos viendo los temas fiscales y tratando de mirar algunas cuestiones de cómo debería ser la aplicación. Creemos que en 30 o 40 días tendremos un borrador más consistente para comenzar a discutir con el sector privado y luego avanzar en el congreso.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: