A marzo, los sueldos perdieron 10,5% de su poder adquisitivo

A marzo, en promedio, el sueldo bruto registrado con aportes jubilatorios fue de $ 38.884. Un año atrás, era de $ 28.072. Representa un incremento del 38,5%. En esos 12 meses, la inflación sumó el 54,7%. Esto significa una pérdida del poder adquisitivo del 10,5%.

Mayor es la caída si la comparación se extiende a diciembre de 2015. Entonces el sueldo promedio era de $ 15.800. Es un incremento del 146,1% versus una inflación del 188,8%. Es una caída en términos reales del 14,8% con relación al inicio de la actual gestión.

Los datos de salarios corresponden al RIPTE (Remuneración Imponible de Trabajadores Estables). Por tratarse de sueldos brutos hay que descontar los aportes de jubilación y salud (17%) con lo que el sueldo neto a marzo se reduce de $ 38.884 a $ 32.273.

Si los salarios hubieran seguido la evolución de la inflación, el sueldo promedio debería ser de $ 45.630. Esto es $ 6.746 mayor.

Además del retroceso del poder adquisitivo hay que agregar la caída del empleo asalariado registrado. Según Trabajo, a febrero los asalariados registrados del sector privado sumaban 6.148.700. En diciembre de 2015 sumaban 6.240.133. Son 91.433 empleos menos.

A su vez, la mitad de los trabajadores registrados –poco más de 3 millones –cobran menos de $ 30.500 de sueldo bruto, lo que reduce el sueldo de bolsillo a menos de $ 25.300. Los sueldos de los trabajadores informales son más bajos aún.

Todos estos valores, unidos a la caída de las jubilaciones y prestaciones sociales y de los trabajadores por cuenta propia explican la caída del consumo y el retroceso del nivel de actividad, que también a marzo se ubicó en el nivel más bajo en estos 39 meses.

NE

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: