Solicitan al Sector Salud no aplicar auteridad y explicar qué harán con los hospitales abandonados

Este miércoles, el diputado del Partido Acción Nacional Éctor Jaime Ramírez Barba, presentó un punto de acuerdo, en la Cámara de Diputados en el que cuestiona al Sector Salud sobre qué determinará su administración con los cientos de hospitales abandonados o con obras inconclusas que dejaron en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

La administración gubernamental pasada dejó 360 hospitales y clínicas abandonadas o a medio construir, de ellas 250 dependencias pertenecen al Sector Salud, sin embargo el panorama para esta nueva gestión política no inició de forma alentadora ya que congeló recursos entre sumnistros y sueldos, mientras lleva a cabo su reestructuración.

No hay claridad respecto de las obras que fueron canceladas, ni evidencia pública que demuestre que son inviables, la única información pública no contiene un diagnóstico detallado del porque se llegó a tal decisión y cómo se atenderá el rezago hospitalario y de unidades médicas en todo el territorio nacional”, afirmó Ramírez Barba, Secretario de la Comisión de Salud.

Asimismo señaló que los primeros meses del año se congelaron hasta 2400 millones de pesos a Institutos Nacionales de Salud, y existió graves problemas de desabasto de medicamentos, entre otras problemáticas graves.

También solicitó al Ejecutivo explicar qué sucederá con la inversión en mantenimiento, desarrollo de infracestructura y equipamiento para el Sector Salud durante esta administración.

“El particular en lo que refiere al Plan Maestro de Infraestructura Física en Salud 2019, puesto que no hay certidumbre sobre si podrá avanzarse en la construcción de las obras etiquetadas en el Presupuesto de Egresos de la Federación o pasarán a engrosar las cifras de hospitales y centros de atención abandonados o sin concluir”, abundó el diputado, que también es médico de profesión.

“Monumentos a la corrupción”: Jorge Alcocer

“Son escandalosos monumentos de la incompetencia, la corrupción y el tráfico de influencias. El problema de los servicios de salud es una emergencia nacional que está costando la vida a muchos mexicanos y provocando un sufrimiento innecesario”, afirmó Alcocer al advertir que la situación es más grave en la zona sureste del país debido a la pobreza.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 todos los sistemas de salud –la secretaría, el IMSS, el ISSSTE y las dependencias que ofrecen esos servicios como el Ejército y Pemex– tendrán un incremento en términos reales de sólo 1.7% respecto de este 2018.

Sus presupuestos, sumados, ascenderán el próximo año a 601.332,5 millones de pesos (mdp), en comparación con los 591.168,4 mdp de 2018.

No obstante, ese gasto medido proporcionalmente frente al tamaño de la economía mexicana representa 2.48% del PIB, cuando este año equivalía a 2.5%.

El solo ramo 12 destinado específicamente para el rubro de salud tiene un presupuesto asignado para 2019 de 123.209,4 mdp, frente a los 121.934,8 millones de este 2018, lo que da un ínfimo incremento de apenas 0.1%. Pero la cifra en términos reales será 3.7% menor el próximo año será el próximo año.

El presidente Andrés Manuel López Obrador confía en que habrá dinero suficiente para esta nueva federalización de los servicios de salud, que deja atrás casi 30 años de descentralización.

Sin embargo en los últimos meses se han dado desabasto de medicamentos masivo, a lo que los funcionarios gubernamentales explicaron que se regularía en breve ya que habían detectado sobreprecios e irregularidades.

En abril cientos de médicos residentes en todo el país acordaron suspender parcialmente sus labores debido a que la Secretaría de Salud federal no les ha pagado sus salarios.

En mayo los directores del instituto de Pediatría, Neurología, Nutrición y Cancerología, así como de los dos hospitales fueron notificados que les fueron congelados los recursos para hacer subcontrataciones.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: