Los pies de Elba Selva, la mano de Dios y la revolución de las chicas

Brand Studio para AFA

Vanina Correa todavía no tenía 3 años y Mariela Coronel hacía dos días había cumplido los 5 cuando Diego Maradona se convirtió en un Dios del fútbol argentino al convertirle dos goles a los ingleses en México 86. Son las únicas dos futbolistas del plantel de Carlos Borrello en este Mundial que habían nacido cuando Argentina parió la mano de Dios y el Gol del Siglo.

Sin embargo, ninguna de ellas vivía cuando una heroína invisible también jugaba un partido celestial en el mismo lugar donde Maradona se inmortalizaría: el estadio Azteca fue la placenta de la hazaña de Elba Selva, la futbolista que le marcó cuatro goles a Inglaterra, en el triunfo argentino 4 a 1 en el Mundial de México 71.

A diferencia de Diego, Elba tuvo que esperar años para que fuera reconocida. Su partido habita en algunas páginas amarillentas de diarios que se encuentran en las hemerotecas, pero hay que rastrear bastante para hallar pequeños artículos. Hace casi dos meses, la Legislatura porteña reconoció a aquellas Pioneras –así las llaman- y se instauró el 21 de agosto como el día de la futbolista argentina, en honor a una victoria minimizada durante casi 50 años.

En cambio, los jugadores varones ya tenían su día, el 14 de mayo, en homenaje al gol de Ernesto Grillo, quien anotó un gol imposible (desde un ángulo cerradísimo) en una victoria de la Selección 3 a 1, en un amistoso disputado en 1953. Por supuesto, contra Inglaterra.

De esa saga, de ese hilo rojo que cose la historia del fútbol argentino, proviene el segundo partido que jugará la Selección Argentina femenina en este Mundial ante Inglaterra, que le ganó en el debut 2 a 1 a Escocia. En esta Francia que entre el 7 de junio y el 7 de julio late al ritmo del fútbol, las jugadoras ya no son aquellas argentinas que jugaban con zapatillas de lonas y se costeaban sus gastos.

El fútbol evolucionó y las mujeres ganan un espacio que siempre les perteneció y casi nunca se les reconoció. Cuando Estefanía Banini gambetee con la estampa de la 10 ya no será la Messi femenina: será Banini y punto. O en todo caso, podrá ser comparada por espíritu e impronta con Elba Selva, Betty García o Zunilda Cardozo, heroínas en pantalones cortos de un partido reivindicado a medias y con jet lag.

Las chicas argentinas preparan el cruce contra Inglaterra focalizadas en los detalles, porque no hay margen para equivocarse. El equipo inglés es una de las potencias y su currículum mundialista reciente lo confirma: fue la selección que se subió al tercer escalón del podio en Canadá 2015. Sin embargo, después del partido que hizo Argentina contra Japón, subcampeón mundial, no hay subestimación posible para un plantel que mixtura jugadoras profesionales y amateurs.

De todos modos, ningunas de las 23 dirigidas por Borrello atravesó las penurias de Las Pioneras, que viajaron a aquel Mundial extraoficial sin botines ni cuerpo técnico ni médico. Eran otros tiempos, en los que el fútbol era una atmósfera prohibida para las mujeres, a pesar de que esa goleada de Argentina frente a Inglaterra fue presenciada por 110.000 espectadores.

La capacidad del Stade Océane, donde Banini y compañía intentarán otro batacazo, también estará colmada. El interés que despertó este Mundial es un síntoma de época. Y la oportunidad ideal para agitar banderas más allá del fútbol, como declamó la capitana de la Selección post partido contra Japón: “Supimos correr y demostrar lo que es la mujer argentina. Queríamos reflejar con esta entrega y esta lucha lo que está haciendo la mujer por la igualdad”. Ante Inglaterra, si no pierden, estas jugadoras volverán a hacer historia. Aunque ya estén escribiendo páginas doradas más allá de los resultados.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: