La inflación bajó en mayo y para el Gobierno ya es un dato de campaña

“Con inflación de 4%, no hay candidato que gane”. Hace un par de meses, un alto funcionario de Cambiemos blanqueaba ante Clarín este análisis básico de economía electoral. En marzo, la suba de precios sería bastante más que eso: 4,7%. Y se encendieron todas las alarmas. Fueron las semanas donde la variante María Eugenia Vidal -el Plan V- estuvo más latente que nunca. Este jueves, el Indec informará el IPC de mayo. El Gobierno lo tomará como un insumo de campaña, pero inverso.

“Dará menos que el 3,4% de abril”, adelantaron desde el Ministerio de Hacienda a este diario. Coincide con el pronóstico de las consultoras privadas, que vaticinan que rondará el 3%. En el Gobierno no quisieron aventurar si romperá ese piso y volverá a colocarse en el 2 y pico. Cuando salió el número de mayo, que los especialistas situaban en torno al 4%, en la Rosada celebraron la mayor caída. ¿Sabían el número y buscaron un efecto sorpresa? ¿Ahora especulan con algo parecido?

Mirá también

“Vemos que el sendero de los precios sigue hacia abajo. Y la inflación de junio podría ser más baja que la de mayo”, ampliaron en el Gobierno. El vaticinio coincide con otro dato clave de la economía y sensible para el bolsillo y el ánimo de los argentinos: hacía más de un mes que el dólar venía estable, en torno a los 46 pesos, y tras el lanzamiento de la fórmula Macri-Pichetto, perforó los 45

También hubo un repunte de la bolsa y una baja del Riesgo País. ¿Efecto Pichetto? Para no regalar esta parte del campo, en medio de la batalla, el candidato a presidente de los K, Alberto Fernández, recordó este jueves que cuando se lanzó su fórmula con Cristina “también bajaron las tasas”. Se sabe: la estabilidad (y ni hablar una mejora) económica es fundamental de cara a los comicios.

Como adelantó este diario, en las últimas encuestas de humor social hubo un cambio en las expectativas económicas: después de más de un año, los optimistas (los que creen que mejorará) les ganaron a los pesimistas. Esto repercutió en la imagen de Macri, que subió unos puntos, y también en su intención de voto. Por ahora, en general, el Presidente viene debajo de los Fernández para las PASO y la general, y se acerca para el balotaje. 

Mirá también

Así lo marcan los datos de fines de mayo. Ahora habrá que volver a medir, sobre todo por las novedades políticas, como la presencia de Pichetto en el binomio oficialista, más la fórmula de Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey como “tercera alternativa”. ¿Se agudiza la polarización y la tensión de la segunda vuelta se adelanta a la primera, o o incluso a las PASO? Es una de las posibilidades que manejan los encuestadores

En el Gobierno, que es el se somete al escrutinio diario de la gestión, también esperan que se cristalice la promesa que les hizo el ministro Nicolás Dujovne meses atrás: que para esta altura del año, por el arranque de las paritarias y una baja en la inflación, empezaría a sentirse una mejora en el poder adquisitivo, después de un 2018 durísimo.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: