La desopilante lección en vivo de Oscar Ruggeri: cómo cabecear en un córner

Los tips para cabecear, según el campeón del mundo en México 1986

Oscar Ruggeri se encuentra en Brasil realizando la cobertura periodística de la Copa América, certamen que ganó dos veces con la Selección (1991 y 1993) para Fox Sports. Y, en medio de sus tareas, hace horas extra. El ex defensor enseñó en vivo y en directo cómo cabecear en un córner, donde los roces y los agarrones son moneda corriente. Y quien lo sufrió fue el periodista Marcelo Benedetto, quien ofició como su adversario en la disputa del balón.

Cuando desde atrás de cámara le lanzaron la primera pelota, Ruggeri ganó la puja lanzándole un codazo a Benedetto, quien acusó el golpe. “Ojo que después se viraliza”, advirtió desde estudios Marcelo Sottile, pero el “Cabezón” continuó. “Tirá otra vez”, demandó. “Poné el cuerpo”, le exigió a su coequiper, al que volvió a sacudir.

“Te tenés que afirmar bien, siempre tenés que sacar al tipo. Trabalo con el brazo para que no te tire un codazo“, volvió a ofrecer otro consejo del manual del defensor campeón del mundo. Ruggeri se posicionó con su rol de maestro y empezó a levantar la temperatura. “¡Así, mirá la pelota”, le puso énfasis, aunque volvió a desplazar a Benedetto, con las carcajadas de sus compañeros de fondo.

SU PRIMERA VEZ COMO CAPITÁN

El relato del día en el que fue ungido capitán y la comparación con la actualidad

En medio del revival que representa la Copa América para el “Cabezón”, en el programa 90 minutos de fútbol recordó con cariño el día en el que Alfio Basile lo ungió como capitán de la Selección, en el inicio de su era, allá por 1991. “Los líderes siempre tienen que tener el respaldo del entrenador, que todos absolutamente vean que esos tipos van a estar en la Selección y van a ser los primeros llamados. Porque le traspasás poder a esa persona, y esa persona es capaz de pararse y decirle a un chico ‘te estás equivocando, tenés que ir para allá’. Cuando agarró “Coco” en el 91, yo pensé que no me iban a llamar más a la Selección, pero me llamó. Y adelante del grupo, un grupo casi nuevo, dijo: ‘El capitán de esta Selección es el señor Ruggeri, de ahora en más maneja él’. No estaba Diego, estaba solo, me sentí con una energía, con ese empoderamiento… Y dije: ‘No le puedo fallar’. Si yo soy líder, y una vez vengo a la Selección y tres no, ¿cómo podés pararte? Vos le tenés que demostrar al entrenador que sos de él, que te estás matando. Por eso yo siempre les digo: no lleven siempre solo a los que mejor juegan, lleven a los mejores, con cuatro o cinco tipos que tienen otras cosas que pueden aportarle al grupo”, concluyó la anécdota.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: