Graciela Camaño, la dirigente cercana a Sergio Massa que no apoyó el acuerdo con los K y se va con Roberto Lavagna

A horas del cierre de alianzas, la diputada nacional Graciela Camaño cortó lazos con Sergio Massa y se mantendrá en la tercera vía, conformada ahora por la fórmula presidencial Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey. 

Crítica tanto de Mauricio Macri como de Cristina Kirchner en los últimos años, Camaño siempre fue una fiel defensora de la “ancha avenida del medio”. Así, y tras el volantazo de Massa hacia el kirchnerismo, la legisladora dejará el Frente Renovador tras seis años y se sumará al acuerdo de Consenso Federal 2030 de cara a las elecciones.

Mirá también

De hecho, trascendió que la hasta ahora jefa del bloque massista en Diputados fue una de las impulsores de la fórmula Lavagna-Urtubey y hasta habría llamado y acercado a ambas partes para fortalecer el acuerdo. “Ha sido una de las principales sponsors de este acuerdo”, reconoció Lavagna.

Si bien desde el entorno de Camaño aseguran que el vínculo personal con Massa seguirá intacto, la decisión de Camaño fue netamente política. Y estará en línea con su esposo, el gremialista Luis Barrionuevo, quien venía apoyando la candidatura del ex ministro de Economía desde el frustrado frente de Alternativa Federal. 

Roberto Lavagna y al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, durante una reunión celebrada en Buenos Aires.

Roberto Lavagna y al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, durante una reunión celebrada en Buenos Aires.

Mirá también

Todavía no está confirmado qué lugar ocupará con Lavagna y Urtubey, pero su nombre ya suena para la gobernación bonaerense. La legisladora, que el año pasado adelantó que no iba a renovar su banca (vence en diciembre), insiste en que no quiere ser candidata a nada. En privado asegura que quiere armar una ONG ambientalista y disfrutar de sus nietos. Sin embargo, el panorama cambió y los próximos días serán decisivos.

Mirá también

El pasado 30 de mayo, Camaño había sido una de las principales oradoras en el congreso del Frente Renovador que tuvo lugar en Parque Norte, donde se habilitó a Massa a negociar con otras fuerzas para el armado de una gran alianza opositora.

Viejos tiempos, Camaño y Massa juntos.

Viejos tiempos, Camaño y Massa juntos.

En su exposición de unos diez minutos, la legisladora llenó de elogios a Massa, a tal punto que el ex diputado nacional y su esposa, Malena Galmarini, no pudieron ocultar sus lágrimas.

Mirá también

“Creo en Sergio, creo en él desde el momento que a los 17 años un mocosito se me plantó en la agrupación y me dijo que él iba a ser presidente. ¿Y cómo no voy a creer en vos? Si sos el único dirigente político que puede exhibir su vida pública y privada como ningún otro, porque a su lado siempre está la misma mujer, los mismos hijos, los padres; si a vos Malena te conozco desde que te pusiste de novia y nunca más lo largaste. Sergio no puede ser señalado de haberle robado algo a alguien, quiero saber cuántos dirigentes pueden decir lo mismo”, había dicho Camaño.

Mirá también

Sin embargo, a la hora de cerrar las alianzas, Camaño mantuvo su postura. Ya había señalado tiempo atrás que en la búsqueda de la unidad de la oposición “tiene que haber un límite”. En ese sentido, había remarcado que “no se puede meter todo en un caldero y sacar jugo” porque “hay una cuestión que tiene que ver con la imposibilidad ideológica de confluir”.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: