Europa avanza en una posible sanción a Italia por su abultada deuda pública

El gobierno de coalición ultraderechista-populista italiano no tiene ni un amigo en Bruselas. Y eso, más allá de las bravatas de su ministro de Interior y líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, le puede salir carísimo.

Los otros 27 gobiernos del bloque aprobaron la noche del martes el informe de la Comisión Europea de la semana pasada en el que se pide que se ate corto a Roma en el control de sus cuentas públicas y que puede derivar en un proceso sancionador.

Ese informe asegura que el expediente a Italia está “justificado” por la incapacidad de Roma de reducir el peso de su deuda pública, que este año va por el 132% y que en números corrientes supera ya, con 2,3 billones de euros, a la de economías mucho mayores como la francesa o la alemana.

Bruselas recordó la semana pasada que la deuda pública italiana equivale al 23,2% del total de la deuda pública de los 19 países de la Eurozona. La griega, para comparar el tamaño de la hipotética crisis, es hoy el 3,2%. Italia es, tras Alemania y Francia, la tercera economía del euro, un peso pesado que puede provocar una crisis mucho mayor que Grecia.

El ministro del Interior y hombre fuerte del gobierno italiano, Matteo Salvini, promete bajas de impuestos, pese al enorme déficit fiscal. /DPA

El ministro del Interior y hombre fuerte del gobierno italiano, Matteo Salvini, promete bajas de impuestos, pese al enorme déficit fiscal. /DPA

El paso dado en la noche del martes es técnico –se hizo a nivel de embajadores- pero es a la vez la señal política de que la Comisión Europea, en su batalla por meter las cuentas públicas italianas por el redil de la normativa europea, tiene el apoyo de los otros 27 gobiernos.

Mirá también

El brazo ejecutivo de la Unión Europea (UE) está tan seguro que su presidente, Jean-Claude Juncker, dijo que Roma va “en la dirección equivocada” y “corre el riesgo de pasarse los próximos años en un procedimiento de déficit excesivo”.

El primer ministro italiano Giuseppe Conte respondió este miércoles pidiendo a Juncker que primero escuche las explicaciones de Roma, pero la maquinaria de Bruselas ya está en marcha y el gobierno italiano deberá rectificar su política económica o enfrentarse a sanciones.

Si no cambia el rumbo, Roma también tendrá que ver cómo los “hombres de negro” de Bruselas toman de facto el control de las cuentas públicas italianas, algo por lo que sólo han pasado los países que tuvieron que pedir rescates financieros en los años más duros de la crisis que estalló en 2008.

Mientras, los mercados financieros están haciendo parte del trabajo de la Comisión Europea exigiendo que el Tesoro italiano tenga que ofrecer un interés cada vez mayor para colocar sus bonos de deuda pública. Al cierre de los mercados el miércoles, Italia colocaba bonos a 10 años ofreciendo un 2,43%, muy cerca ya del 2,73% que tiene que ofrecer la rescatada Grecia.

Muy lejos de las tasas que ofrecen sus vecinos del sur de Europa como España (0,57%) o Portugal (0,65%) o países como Francia (0,11%) y Bélgica (0,18%). A años luz están los que cobran por pedir prestado, como Alemania, que coloca bonos a 10 años cobrando un interés del -0,24%, Holanda (-0,07%) y Suiza (-0,49%).

Mirá también

Las previsiones económicas del Banco Central Europeo y de la Comisión Europea llevan meses advirtiendo que el crecimiento del bloque está amenazado principalmente por elementos políticos, como las cuentas públicas italianas o el Brexit.

Las normas europeas marcan que las deudas públicas deben ser inferiores al 60% del PBI. Casi ningún país de la Eurozona respeta ese criterio, pero todos ajustaron en los últimos años y todos llevan políticas para al menos tener la deuda contenida. Todos menos Italia.

El ministro de Finanzas italiano, Giovanni Tria, intenta convencer a la Comisión Europea y a sus homólogos, pero estos ven que los números sólo llevan a un aumento del déficit público y de la deuda pública y que además los populistas del Movimiento 5 Estrellas -que comparte el Ejecutivo con la Liga- siguen prometiendo más gasto en pensiones y Salvini una rebaja de impuestos a las rentas altas.

El proceso lleva sus ritmos, pero la aprobación del informe por parte de los gobiernos es la señal que necesitaba la Comisión Europea para acelerar. Los ministros de Finanzas estudiarán el dossier el próximo 9 de julio, en una de sus últimas reuniones antes del receso estival europeo.

Si pasa el verano europeo y Roma no toma medidas para impedir el crecimiento de su deuda, que sólo en el pago de intereses se come más tajada del presupuesto italiano que todo el gasto en educación, para finales de año podría llegar una multa a Roma por el equivalente al 0,2% de su PBI, unos 3.500 millones de euros.

Mirá también

Bruselas cree que al final no llegará la sangre al río porque pese a sus discursos –y a su intento de lanzar una especie de patacones que podrían servir como una moneda paralela para emitir deuda sin control de Bruselas, algo totalmente ilegal para un país de la Eurozona-, el hombre fuerte en Roma, Salvini, terminará cediendo en cuanto los mercados financieros empiecen a hacer sangre.

La noche del martes ya lo mostró más recatado después de que los gobiernos europeos aprobaran el informe de la Comisión Europea y acercaran así un poco más la sanción: “Nuestro objetivo es evitar el proceso de infracción”, aunque volvió a prometer que irá adelante con una rebaja de impuestos que provocaría el choque con Bruselas.

Fuentes comunitarias aseguraban la semana pasada a Clarín que cada vez son más los gobiernos del bloque que no quieren mostrar comprensión ninguna con Roma porque estiman que el gobierno italiano no cumplirá y porque ya ha tenido, estiman, suficiente manga ancha.

Bruselas lleva años amagando con iniciar un expediente a Roma. Los italiano se habían salvado hasta ahora, entre otras cosas, porque se quería evitar dar munición electoral a la ultraderecha. Con Salvini a los mandos, la Comisión Europea no ve razones para seguir estirando la cuerda.

Bruselas. Especial

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: