Detuvieron a un prefecto acusado de matar al mapuche Rafael Nahuel

El miembro del grupo Albatros de Prefectura Naval Argentina, cabo Javier Pintos, fue detenido en San Isidro al quedar firme esta semana la prisión preventiva que dictó en mayo la Cámara de Apelaciones de General Roca en el marco de la causa por la muerte de Rafael Nahuel en 2017 durante una toma mapuche en Mascardi, a 35 kilómetros de Bariloche.

En enero de este año el juez federal de Bariloche, Leonidas Moldes, había procesado a los integrantes de Albatros, Carlos Valentín Sosa, Sergio Guillermo Cavia, Sergio Damián García, Juan Ramón Obregón y al propio Pintos, bajo el cargo de “exceso en la legítima defensa”. Todos tomaron parte en una incursión en un sector ocupado por la comunidad Lafken Winkul Mapu durante la que falleció Nahuel producto de un disparo en su nalga y que tocó órganos vitales.

Mirá también

Cinco meses después el tribunal roquense dictó la prisión preventiva para Pintos por “homicidio agravado” y la falta de mérito en los demás.

Los abogados de Pintos, Marcelo Hugo Rocchetti y Marcelo D’Angelo, presentaron en junio un recurso en General Roca para que sea elevado a la Cámara Federal de Casación Penal ante un fallo que consideraron “nulo y arbitrario”. La acción fue desestimada.

El cabo Pintos fue detenido por disposición de la juez Sandra Arroyo Salgado del Juzgado Federal 2 de San Isidro.

Durante la investigación surgieron contradicciones, evidencias y testimonios que podrían haber beneficiado la situación del cabo Pintos, no obstante estos elementos no fueron valorados por los jueces de Río Negro, aseguraron a Clarín fuentes vinculadas al ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich.

Mirá también

El 25 de noviembre de 2017 un grupo de Albatros patrullaba un área de 6 hectáreas en Mascardi, administrada por Parques Nacionales, que había sido desalojada el día anterior por orden del juez federal Gustavo Villanueva. Según el relato de los agentes, en el sector de la montaña se encontraron con unos 20 desconocidos que los atacaron con piedras, palos y armas de fuego. Siguiendo el mismo testimonio, los Albatros respondieron primero con munición no letal (proyectiles con pintura) y después utilizando sus armas reglamentarias.

Los mapuches de la comunidad aseguraron que ellos no tenían armas en su poder. No obstante, estudios del Departamento de Caracterización de Materiales del Centro Atómico Bariloche y del Servicio de Ingeniería y Química Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF) del Ministerio Público de Salta, revelaron que en las manos de Nahuel y de las dos personas que trasladaron su cuerpo a la ruta 40, Fernando González y Fausto Jones Huala, había restos de fulminante.

Por otro lado, se realizaron dos pericias para determinar de dónde salió el proyectil que hirió fatalmente a Nahuel. De acuerdo a los expertos rionegrinos Roberto Nigris y Karina Uribe el disparo pertenecía al MP5 nro. 05-C335508 asignado al agente. Una segunda pericia hecha por la Dirección de Criminalística y Estudios Forenses de Gendarmería Nacional, a pedido del juez Villanueva, concluyó que el proyectil no salió del subfusil de Pintos. El cabo siempre aseguró que no había ido a la montaña con su arma.

En otro orden, el juez Villanueva ingresó a Mascardi recién 12 días después a Mascardi para recoger evidencias de los violentos hechos.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: