Analizando el anuncio de las fórmulas 2019

Está el tablero, faltan aún algunas de las fichas. Este juego promete ser agónico, tal como se está perfilando la dinámica de la polarización. El factor sorpresa operó como el denominador común en todos los espacios, a tal punto que anuncios de peso como la repetición de fórmulas (Vidal-Salvador en la provincia de Buenos Aires y Rodríguez Larreta-Santilli en la Ciudad) pasaron inadvertidas.

El primer movimiento de fichas fue el anuncio de la fórmula F-F, que desencadenó una serie de decisiones tan imprevisibles para analistas como electores. El juego está dominado por un aliancismo pragmático en el que cada voto cuenta pero que se enuncia en pos de la gobernabilidad.

Hasta ahora, ha habido varios movimientos simétricos. Miguel Ángel Pichetto es a Mauricio Macri lo que Alberto Fernández a Cristina Fernández. Es la suma de los operadores o armadores como caras visibles de las fórmulas que desplazan a los carismáticos. Pero son también la autocrítica y los que representan una palabra en disidencia. No es un problema de archivo. Los archivos que muestran a Pichetto y a Alberto despotricando contra sus compañeros de fórmula son precisamente uno de los valores que aportan a las propuestas. Esa disidencia es, justamente, el valor agregado. Además ambos, Alberto y Pichetto, representan una ampliación del espectro político.

Pero esta ampliación no está exenta de una gestualidad orientada a los “propios” de cada espacio. Aquí también hay algo del orden de la simetría. El primer gesto de Alberto Fernández fue juntarse con Pepe Mujica, emblema indiscutido de compromiso e ideales para el votante kirchnerista. Por su parte, Pichetto y Macri tuvieron su primera aparición pública en el coloquio de Idea, en Vaca Muerta. Doble gestualidad que involucra la nueva promesa productiva energética y el vínculo con el gran empresariado argentino.

El espejo tiene aún más elementos que reflejar. Los mercados reaccionaron con tranquilidad y sin sobresaltos tras los dos anuncios. De ambos se presume que tienen incidencia en la justicia y de igual modo ambos tienen una muñeca hábil para negociar con los gobernadores. Por un lado, ni bien se anunció la fórmula F-F llovieron los apoyos provinciales del PJ por Twitter. Por su lado, tras el anuncio de la fórmula oficial con Pichetto, Misiones, Córdoba, Río Negro y Neuquén anunciaron que irán con boleta corta; una movida que favorece muy probablemente a Macri, tal vez como respuesta a la coparticipación y a la ayuda recibida en el armado de los tableros locales como un Cambiemos dividido en Córdoba. Estos tres factores, mercados, justicia y vínculo con las provincias, son de fuerte incidencia en los resultados electorales.

Y una analogía adicional. Esta vez, narrativa. Cristina Kirchner anunció la fórmula desde el Instituto Patria; por su parte, Macri presentó a Pichetto como un patriota. La patria es la apelación final de una disputa agónica en torno a la que se juegan sentidos diversos y asociaciones de todo orden: patria contratista, patria financiera, patria agro-ganadera, patria grande y más. Posiblemente en estas elecciones cobre sentido que, en este juego de patriotas y en un escenario aún abierto, la patria es el otro. Especialmente cuando a los dos lados del tablero en el otro se reflejan las mismas jugadas y consignas.

Up Next

Related Posts

Discussion about this post

A %d blogueros les gusta esto: